Páginas

miércoles, 7 de noviembre de 2012

"Arte es todo lo que los hombres llaman arte"

Antes de publicar cualquier otra cosa quería hacer una pequeña referencia a este capítulo del libro Teoría del arte de José Jiménez del cual tuve que hacer mi primer trabajo en la carrera de Historia del Arte. Quizás fue nuestro primer trabajo porque es una buena introducción a este mundo el cual creemos que conocemos muy bien pero que al final no resulta ser así. Por eso recomiendo este libro como guía y para entender un poco mejor este concepto tan ambiguo como es el arte.

Breve biografía del autor
José Jiménez, Doctor en Filosofía,  nació en Madrid en 1957. Su carrera es bien extensa: desde 1975 es profesor en la Universidad Autónoma de Madrid y a partir de 1983 Catedrático de Estética y Teoría de las Artes. Ha sido promotor de varios proyectos y es un miembro muy apreciado dentro del mundo del arte. Desde 1974, ha colaborado en distintos medios de comunicación como El País, El Mundo o en la revista El Cultural. Dentro de su producción cuenta con numerosas publicaciones de libros y textos críticos.

Resumen
¿Qué es el arte? ¿Esto se considera arte? ¿Todo es arte? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que nos hacemos y las cuales son difícil de responder debido a los cambios del concepto de arte según la mentalidad de la época, la evolución de su significado, sus temas, materiales, motivos, soportes, a las nuevas apariciones artística como son la fotografía, el cine, el cómic, la animación... Es un tema muy ambiguo.
Algunas obras de arte son reconocidas mundialmente por distintos hechos que la popularizan, como por ejemplo La Gioconda de Leonardo da Vinci. Esta obra fue reproducida en muchas ocasiones tras su robo y luego tras su recuperación, por eso nos resulta tan familiar y cercana, incluso algunos pierden el respeto hacia este retrato, como fue en el caso de Duchamp. Estas reproducciones son independientes de la original y nos muestra la evolución de la imagen en nuestra cultura y la importancia que tiene. Ahora nos podemos hacer una nueva pregunta ¿estas reproducciones pueden considerarse arte? Duchamp utilizó su propia terminología para esto y otras intervenciones parecidas, él las denominó “ready-made”.
Los “ready-made” según André Breton en Faro de la Novia son “objetos manufacturados promovidos a la dignidad de objetos de arte por la elección del artista”, en otras palabras, son objetos ya hechos, pero que se mira solo la estética del objeto, no su función. 

También se nos muestran los casos de la exposición que realizó Gunther von Hagens con cuerpos humanos reales sometidos a la “plastinación” y de las obras de Damien Hirst que disecó animales y luego los metió en tanques llenos de formol. Estas “obras” que se encuentran entre la medicina y el arte crean el revuelo entre la multitud y los medios de comunicación, pero a pesar de este revuelo aceptamos estos recursos que no tienen nada que ver con el arte propiamente dicho. Son muchos los ejemplos de estos tipos de creación que crea conmoción al público y nos hace cuestionar si esto es arte o no.
Se ha creado una nueva libertad artística que todos pueden seguir y todos son dueños de ella. Su acogimiento entre las masas se lleva a cabo a través de los museos y galerías poniéndoles precio, y estas nuevas artes se prolongan con los medios de comunicación.

Mi opinión sobre el tema
Yo siempre he considerado que el arte para ser arte debe de expresar algo, en esta definición podemos meter las artes plásticas de todos los tiempos, la música, la danza, la fotografía, etc. Pero ciertamente, no todos las obras intentan expresar algo, también se puede dar lo que es el arte por el arte, más propio de nuestra época. Tampoco todos los cuadros o esculturas intentan reflejar la belleza pues en el arte también hay cabida para lo grotesco o lo feo, por lo tanto la definición que todo el arte es bello tampoco sirve como definición, teniendo también en cuenta que los gustos de cada persona difiere con los de otra. También podemos señalar el ejemplo de "La fuente" de Duchamp, que siendo una burla se convirtió al final en arte al igual que otros ejemplos. Por lo tanto, y como dice Jóse Jiménez, podemos considerar que arte es todo lo que los hombres llaman arte.

Bibliografía
JIMÉNEZ, José, “Arte es todo lo que los hombres llaman arte” en Teoría del arte. Madrid, Editorial Tecnos, 2006.

4 comentarios:

  1. Hay manifestaciones artísticas recientes que también utilizan el recurso de la burla, como lo hizo Duchamp en su momento, que a fin de cuentas son una respuesta crítica y de postura política ante las instituciones que promueven el arte. Me refiero como ejemplo a la famosa caja de zapatos del artista mexicano Gabriel Orozco. Tiene obras geniales que la han valido el reconocimiento nacional e internacional que no compiten en nada con la célebre caja, pero este objeto ha traspasado la esfera del valor de uso a valor simbólico y por lo mismo se le puede llamar arte. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Claro, el tema de la burla, la caricatura, la satira... se utiliza todavía en la actualidad para criticar esos aspectos de la sociedad, la política, la religión que son... más que criticables. Realmente es muy interesante toda la evolución de este tipo de manifestaciones y sobre todo las reinterpretaciones en nuestra cultura actual.

    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  3. Querida María A. felicidades por tu blog. Yo también he leído a Jiménez para mi Maestría. Creo que final de tu conclusión en el blog no es acertada, el dice que tenemos que ser críticos asertivos y "...que arte NO es todo lo que los hombres llaman arte..." no a la inversa. Mil gracias por este espacio.

    ResponderEliminar