Páginas

lunes, 11 de mayo de 2015

Diario de una ex-universitaria - Me siento estafada

Este va a ser un tema que aunque no tiene que ver con el arte tiene que ver con mis estudios y mi vida, y lo escribo para desahogarme, supongo.

Llevo un tiempo pensando en dicho tema, dándole vueltas al mismo asunto… Me siento estafada.

Siempre me dijeron que estudiase, que así tendría un buen futuro, y eso hice. A decir verdad, nunca fui buena estudiante, solía sacar notas un poco mediocres, sobre todo en las asignaturas de ciencias y matemáticas. Pero cuando llegue al bachiller me puse las pilas, sino no podría entrar a la universidad y no podría optar a ese gran futuro que me esperaba.

Llegada a la universidad me dedique a estudiar duro, por lo menos más duro que anteriormente, primero porque estaba en una carrera que de verdad me apasionaba -y a veces miro a mi niñez y pienso que estaba predispuesta a estudiar Historia del Arte- y segundo porque si no conseguía los requisitos mínimos que nos exigían nuestros queridísimos Ministros de Educación, no podría optar a una beca y el pago de las matriculas sería difícil, aunque no imposible.

Por esa razón siempre opté por estudiar, porque de esa forma sabía que obtendría finalmente la beca, y si trabajaba quizás tendría un dinero extra aunque no suficiente para pagar las matrículas de los 4 cursos y todos los materiales.

Así que nos encontramos ahora en dicha situación, una chica capaz, con una nota media aceptable, con un flamante título universitario, con muchos cursos de diversos temas, con alguna colaboración que otra, con idiomas, pero sin experiencia laboral.

Pero ahora resulta que eso no es suficiente, para optar a puestos medio decentes necesitas muchas más titulaciones, masters, varios idiomas acreditados y como mínimo 3 años de experiencia en el sector, cosa que muchos como yo no tienen porque dedicaron toda su vida al estudio, y esto es poco, por ahí he visto barbaridades y cosas incompatibles.

Por otra parte, siempre me dijeron que me esforzara, que intentase destacar, que diese lo mejor de mí misma, etc. Y durante ese periodo fue lo que hice, ahora me dicen que me conforme, después de estar tantos años creando una personalidad inconformista me dicen que me conforme, que coja lo primero que vea y sobreviva.

Por eso me siento estafada, no tengo lo que me prometieron, pero todavía no soy una conformista, y aunque el sistema está hecho para que lo seas, sé que todavía puedo dar más y luchar. Posiblemente mi gran futuro esté fuera, o quizás no, pero por lo menos yo todavía tengo esperanzas en encontrarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario