Páginas

lunes, 3 de noviembre de 2014

Consejos para visitar Roma

Este verano viaje a Roma durante una semana, y falta decir que fue alucinante, el viaje cubrió todas mis expectativas y más. Por ello, quería compartir mi experiencia y dar algunos consejos para aquellos que quieran viajar a Roma.

1.      Documentación:

Si vives en un país perteneciente a la Unión Europea no necesitas el pasaporte para viajar a Italia, con el DNI es más que suficiente.

Igualmente tampoco hace falta sacarse ningún tipo de seguro para visitar Italia, la sanidad es decente, y con tener la Tarjeta Sanitaria Europea puedes ir a los Hospitales si ocurre una urgencia como cualquier italiano.

2.      Mejores fechas para visitar Italia:

Este fue quizás el mayor error que cometí, viajar en agosto. Todo estaba repleto de turistas y había que esperar largas colas para realizar cualquier tipo de actividad, especialmente en Roma. Por eso aconsejo ir en otras fechas, o antes o después. Igualmente visitar Italia en temporadas bajas significará mejores precios de vuelos y hoteles.

3.      Idioma:

Al principio aprendí algunas cosillas en italiano, pero una vez estuve allí me di cuenta que no hacía falta, se puede llevar una conversación casi normal en italiano-español, ellos te entienden y tú los entienden, sobre todo aquellos que trabajan en empleos turísticos o en restauración.

4.      Organización:

Lo primero que tenéis que tener en cuenta es que es imposible verlo todo, hay que organizar cada día, aunque siempre dejando cierto margen para improvistos. Por eso es mejor seleccionar aquellos lugares que nos despierta cierto interés, o nos gusta más… ya dejaremos lo que no hemos visto para otra visita, recordad que a Roma siempre se vuelve.

5.      Museos y monumentos:

Roma tiene una gran cantidad de museos y monumentos, y como he dicho antes es imposible verlo todo. Antes de ir allí es mejor ver las páginas web de estos museos y monumentos, para saber el horario de abertura y cierre, precio, mejores momentos para visitar, contenido, etc.

En muchas ocasiones es mejor reservar las entradas o comprarlas por internet. En mi caso compré por internet las entradas para el Museo Vaticano y para el Museo Borghese, el primero porque sabíamos que iba a ver mucha cola para entrar, y con la entrada accedes directamente, el segundo porque era obligatorio pedirla con adelanto.
Panteón de Agripa (a las 12:00 ocurre este efecto)

No siempre es aconsejable pedir la entrada semanas antes, a veces la cola a determinadas horas (principalmente a primera hora del día y a la hora del almuerzo) son menores, y siempre que se compra por internet tendremos que pagar 1€ o 2€ más.

Otro detalle importante para ahorrar, es visitar aquellos monumentos que son gratis, como el Panteón, el Vaticano, las innumerables iglesias, o los parques o callejear. Igualmente, en la gran mayoría de monumentos y museos hay descuentos para menores de edad, para menores de 25 años, para minusválidos, etc. y lo que es más importante aún, entradas gratis para aquellos estudiantes o empleados relacionados con bellas artes, historia del arte, arqueología, etc. Gracias a esto último, entre en muchísimos sitios sin pagar nada.

6.      Transporte:

Aunque quieras ir a todos los sitios andando para ver más, al final caerás en la tentación de coger algún medio de transporte, de todas formas apenas te perderás nada.

En Roma tienes dos posibilidades el bus y el metro. Ambos billetes cuestan 1.5€. En el caso del autobús hay muchas líneas que complementan al metro ya que este no llega a todas las direcciones.

Por otro lado, el metro tiene solo dos líneas, la línea A (va hacia el Vaticano y es la que cogen los turistas y por lo tanto siempre está llena) y la línea B (va en la otra dirección y suele estar vacía). A parte tiene otros tramos de metro que se encuentran ya a las afuera de la ciudad, hay una que llega hasta el aeropuerto.

En mi caso me acostumbré muy rápido a coger el metro y los autobuses de Roma, de hecho me acostumbre rápido a la vida de allí en general.

El último consejo sobre transportes es siempre llevar el cinturón de seguridad cuando vayáis en coches o autobuses conducidos por italianos… Ya me entenderéis cuando esteis por allí.

7.      Visitar otros lugares y hacer otras actividades

En relación con los puntos anteriores, Roma tiene mucho para hacer y muchas ciudades cercanas para visitar, que son iguales de bonitas que la capital pero más tranquilas.

Esto lo digo porque visitar en todo momento museos, arquitectura, monumentos, etc. puede resultar cansado, son muchos kilómetros los que se recorre en un día, y a veces pararse en un parque a relajarse y disfrutar de lo que puedas hacer allí también es una gran opción. Hay algunos sitios que tiene vistas que merecen la pena ver y echar el rato allí.

Un parque más que genial es el de Villa Borghese, en este lugar hay desde pequeños cines, hasta carruseles, bicicletas y coches para alquilar y ver el parque, muchas fuentes para refrescarte y muchos árboles, es un lugar tranquilo y perfecto para relajarse un rato.

Villa Adriano, Tivoli
Aparte de Roma, también estuve en Tivoli, está a unos 30 minutos en autobús. Es un lugar con mucho encanto y con pocos turistas. Lo más importante que se puede visitar en este lugar es Villa Adriano y Villa d’Este. Si disponéis de poco tiempo aconsejo ir primero a Villa d’Este que se encuentra en el pueblo.

Villa d’Este es una maravillosa villa renacentista. Lo primero que vimos fue el palacio, el cual está bastante bien conservado, y después vimos el jardín, es el jardín más impresionante que he visto nunca . Todo está lleno de fuentes (unas 300 o así) y de árboles y flores, es un lugar más que recomendable para visitar, aparte de ser muy tranquilo, relajante, y perfecto para los días más calurosos del verano.

Villa d'Este, Tivoli
Para visitar Tivoli no hay perdida, tienes que coger la línea B hasta la penúltima parada y una vez allí coger un autobús normal que valla a Tivoli, dicho autobús te deja tanto en Villa Adriano como en Villa D’Este, e igualmente ambas villas van unidas con otro autobús. El precio de las dos Villas son de 6€ cada una.

Para terminar solo quería mencionar algunas anécdotas y cosas curiosas de Roma. Lo primero es decir que Roma está llena de fuentes, no solo de fuentes con esculturas de Bernini, sino que a cada 10 metros hay una fuente con agua potable y muy fría, así que no es necesario ir con 4 o 5 botellas de aguas. Y finalmente algo negativo que tuvo la visita, aparte de ir en temporada alta, es que casi todo se estaba restaurando y seguirá así durante un tiempo. 




Si queréis saber algo más específico comentad abajo por si os puedo ayudar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario